SERGIO CADENA MARTINEZ – PRD.

BARRA LIBRE.

Por: Alfredo Quezada Hernández.

SERGIO CADENA MARTINEZ – PRD.

El ex alcalde no la tiene fácil, prácticamente se sacó la rifa del tigre.

Con un partido desquebrajado, en ruinas, sin lugar a dudas que habrá de estar remando contra corriente en los meses por venir.

Checo recibe un instituto político dividido, donde los grupos de poder están a la orden del día, donde todos reclaman sus espacios y por nada habrán de soltar sus canonjías.

La depuración que tiene que hacer es ineludible, no hay para donde hacerse, sacudirse a dos o tres rémoras no le será fácil, es gente enquistada que no sabe hacer otra, por eso, si es que anhela conservar el registro, la prioridad es sanear el partido.

Su aspiración seguramente es la de reconstruir el sol azteca en la entidad y así lograr que el Partido de la Revolución Democrática sea la verdadera izquierda. 

De entrada, debe tener mucho cuidado en el hermano de Rogelio, sí, del golpeador de mujeres, un tal Balfred Martín Carrasco Castán, secretario de Planeación estratégica y organización interna. Ese es un tipo de antecedentes no gratos y, por supuesto, la venta de candidaturas en este momento es lo peor que puede tolerar la dirigencia perredista estatal.

Cuidado. 

El oriundo de Catemaco no debe ser complaciente, los tiempos ni las circunstancias están para deleites, la tarea que le espera es de tejer fino, de maniobrar un zurcido invisible 

En su toma de protesta, al menos, los perredistas mostraron civilidad, buenas intenciones lo que de entrada habla bien de ellos.

Como ya se pudo apreciar su arribo fue aseado, de gente civilizada, sin manoteos ni sombrerazos, escenas a las que estaban acostumbrados los perredistas. 

Sergio tiene buen cartel, es un tipo sencillo, mesurado de allí que se esperan buenos resultados de su trabajo. Gusta asumir retos para superarlos con lucidez.

La política de alianzas no puede, ni debe, dejarla de lado, eso es lo que tiene que impulsar.

Las famosas tribus, esas que tanto daño le hicieron al Sol Azteca, deben desaparecer, el bienestar partidista debe ser lo suyo, la unidad es vital de allí la urgencia de hacerla sobresalir.

Cadena Martínez tiene la gran oportunidad de convertir al PRD estatal en una auténtica alternativa electoral, de convertirse un contrapeso real.  

Lo cierto es que Cadena Martínez es ducho en esto de las relaciones públicas, es un político avezado, cauteloso, sabe tantear los tiempos y las situaciones. 

Indudablemente sabrá buscar el acercamiento con los distintos sectores de la sociedad, la labor es sumar, estar abierto al dialogo, al consenso, a la propuesta constructiva.

Ahora, por el bien del perredismo veracruzano, lo ideal es que dé la cara y que asuma su responsabilidad y no termine, de no lograr mantener el registro, repartiendo culpas, buscando responsables de la derrota.

En Veracruz la renovación perredista es urgente, no tiene vuelta de hoja.

Ojalá y no venga a resultar ser un parche mal pegado.

Suerte al ex alcalde.

PALO AL CONGRESO VERACRUZANO.

Le tiraron el teatro al Carón.

Su error fue no haber tomado en cuenta el amparo federal que obtuvo Marco Antonio Lezama Moo, beneficio que lo protegía para no ser destituido como magistrado. 

Por lo anterior y ante la amenaza de ser requerido ante la justicia federal, con la cola entre las patas, lo regresarán el cargo y con la testa abajo solicitan “dejar sin efecto el apercibimiento”.

Por favor.

Debido a lo anterior la subdirectora de Servicios Jurídicos del Congreso de Veracruz, Georgina Maribel Chuy Díaz, informó al Juez que el próximo día 18 de agosto se habrá de dar cumplimiento al amparo, lo anterior durante la sesión de la legislatura.

Los allegados a Lezama Moo, se dicen, aseguran está zurrado de risa, él siempre estuvo convencido que la justicia federal lo resguardaría. 

No cabe duda que el nacido en Jonuta, Tabasco les vino grande, no le supieron ni a melón. 

Provecho.