Messi cumplió su caprichito

Opinión con bolas

Por: Jorge Rey

No cabe duda que el equipo de futbol más grande del mundo es el Real Madrid, eso quedó demostrado ahora que Barcelona aceptó de manera implícita que Messi es más grande que el propio club catalán.

El pequeño Lionel Messi de nueva cuenta hace un berrinche y al equipo no le queda más que hacer lo que el nene quiere. Amenaza con irse y jura que no quiere estar más en las filas culés, pero le replantean el contrato, le suben unos cuantos euros y asunto olvidado.

El niño que es Messi no da la cara en días, quizá porque la dejó enterrada en el campo de Lisboa como el avestruz que es, tras el infame ridículo del que fue víctima ante el Bayern, y fue su papá quien a medias dio declaraciones mientras “negociaban” con el Barca.

“Que dice mi papá que siempre no”, ahora dice que él ama inmensamente al club, pues cómo no, si gana lo que quiere y evade al fisco que da gusto, pero ese fue otro tema. Que el célebre burofax era puro trámite para meterle un susto al presidente culé.

Bartomeu jugó bien sus piezas para no cargar en su triste haber como el peor presidente del club blaugrana, además con el estigma de ser quien corriera al ídolo de papel, ese que es amado sin cuestionamientos a pesar de agachar la cabeza y desaparecer del campo cada que las cosas no van del todo bien.

Messi no ha ganado nada desde la partida de Xavi e Iniesta, si bien ha seguido haciendo goles y burlando rivales cada fin de semana, no es lo mismo enfrentar al Leganés o el Levante, que enfrentar al mejor de Alemania y salir vapuleado con 8 ostias por la nuca.

Triste realidad enfrentará ahora el Barcelona, pues será un año más perdido en los caprichos de la pulga, quien quizá hubiera sido mejor se fuera para reestructuras a un club que de vez en vez, cada tres o cuatro lustros le da pelea descomunal al más grande y se pone como el segundo mejor de España.

No hay que olvidar que ahí estuvieron leyendas como Cruyff, Maradona, Zubizarreta, Luis Enrique, Romario, Stoichkov, Laudrup, Keoman, Rivaldo, Ronaldinho, Puyol, por mencionar sólo algunos; pero Messi a pesar de ser considerado el más grande, dejó de brillar hace mucho y por más que le han puesto buenos amigos y jugadores en el campo, sigue sin entregar otra Champions, todas fueron obra de otros arquitectos y él era solo un residente, ahora que le han dejado a dirigir el proyecto, la estructura se le ha caído a pedazos.

Cristiano se fue de Madrid con una orejona en las manos, buscando nuevos retos que si bien no le han salido, nunca se ha ocultado de sus derrotas, en cambio Messi siempre encuentra culpables y estuvo a punto de salir del barco huyendo primero como rata, se ha quedado porque le ofrecieron un mejor pedazo de queso; pero, qué dará a cambio el próximo año el argentino, quizá de nuevo otra cara agachada y una desaparición del campo cuando sean de nuevo eliminados en cuartos o quizá octavos de Champions.

Al tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *